. La Bahía de Mar: CUANDO TÚ TE HAYAS IDO

martes, febrero 28, 2006

CUANDO TÚ TE HAYAS IDO

Cuando tú te hayas ido quedará mi añoranza abandonada y
entre los arrabales beberé un último cáliz de amargura.
Después volveré a ti, santuario donde siempre regreso
como el ebrio a la tasca.
Y no habrá nada que hacer sino mirar de soslayo a los planetas
o transitar por el filo del mohoso horizonte,
o afirmarme en el exiguo espacio que quede
entre tu memoria y mi apariencia.
---
© MAR – Febrero2006

7 Comments:

Blogger UMA said...

Se le respira algo del ubi sunt, del tango, ese "entre los arrabales beberé un último cáliz de amargura" (precioso)
Serà que estoy en el desborde, entonces me dejo llevar y ya me hallo en el 'volver al santuario' y me animo a continuar(lo) y dejarme ser, haciendo un punto seguido en el "y mi apariencia" con un interminable volver a ti volver a ti...irremediable.

Me encantò, Mar.
Un beso grande

2/3/06 15:20  
Blogger Mar said...

Y a mi, Uma, me ha encantado que comentes y hagas una continuación "dejándote ser"

Gracias y un abrazo enorme.
Mar

2/3/06 17:43  
Blogger Carz said...

Las despedidas siempre me han producido una terrible sensación de impotencia, te dejo un poema que describe una especialmente dramática.

Un abrazo,

NINGUNA NECESIDAD

Veo un sitio libre en la mesa.
¿Para quién? ¿Quién falta? ¿A quién le estoy tomando el pelo?
El barco espera. Ninguna necesidad de remos
o de viento. He dejado la llave
en el mismo sitio. Ya sabes donde.
Recuérdame, y todo lo que hicimos juntos.
Ahora estréchame con fuerza. Eso es. Bésame
en la boca. Ahí. Ahora
deja que me vaya, querida. Déjame ir.
Ya no nos volveremos a ver en esta vida,
así que dame un beso de despedida. Aquí. Vuélveme a besar.
Otra vez. Ahí. Ya es suficiente.
Ahora, querida, deja que me vaya.
Es hora de ponerme en camino.


Raymond Carver

3/3/06 14:09  
Blogger Mar said...

Hola Carz, gracias por venir y por esta hermosa aunque trágica Despedida.

Hay una de Gabriel Celaya que a mi me gusta especialmente, seguro que la conoces pero la pongo.

Un beso.
Mar
---

DESPEDIDA

Quizás, cuando me muera,
dirán: Era un poeta.
Y el mundo, siempre bello, brillará sin conciencia.

Quizás tú no recuerdes
quién fui, mas en ti suenen
los anónimos versos que un día puse en ciernes.

Quizás no quede nada
de mí, ni una palabra,
ni una de estas palabras que hoy sueño en el mañana.

Pero visto o no visto,
pero dicho o no dicho,
yo estaré en vuestra sombra, ¡oh hermosamente vivos!

Yo seguiré siguiendo,
yo seguiré muriendo,
seré, no sé bien cómo, parte del gran concierto.


Gabriel Celaya

9/3/06 15:06  
Blogger flantains said...

Alguine demora en el jardín el paso del tiempo.

A. Pizarnik.

Ineludibles despedidas


:)************

19/3/06 19:15  
Blogger Mar said...

Hola Cris, guapa, siento no haber contestado antes, a veces, ya sabes, la pereza.

Las despedidas son tristes siempre, e ineludibles.
Te leo.
Mar :**

4/4/06 13:53  
Blogger Lena said...

Me tienes sin aliento leyendo tanta maravilla, pero este poema me parece francamente magnífico, mágníficamente triste y hermoso.
Saludos.
Lena.

12/6/07 16:16  

Publicar un comentario

<< Home